domingo, 10 de abril de 2016

Carta a mi yo del pasado...

Querido Jose, o tú, o yo, o lo que seas ya...

Sé que eres tan impaciente que seguro que estás mirando de arriba a abajo la longitud de esta carta antes de leerla. También sé que te ha salido una sonrisa al ver que no son tres líneas vacías y que alguien se ha molestado en escribir sobre ti algo más. Cómo te conozco, pequeño personaje. Espero no haberte pillado en uno de esos momentos en los que jugábamos a especular sobre el futuro, porque sé que para nosotros esos eran los peores. Teníamos que tomar muchas decisiones y estábamos impregnados de miedo. También recuerdo que pensábamos que si tuviésemos en nuestras manos la película de nuestra vida, clicaríamos en el final de la barra de vídeo para ver cómo habríamos acabado. Tu otro tú, o sea yo, no haría eso a día de hoy. Disfrutaría de cada escena y de cada anécdota como nosotros deberíamos haber hecho antes. No te agobies, que no es tu culpa. A tu nuevo yo también le gusta asegurar lo que viene, pero no se olvida del tiempo que está perdiendo por no disfrutar el momento. Es el mejor consejo que te puedo dar. Sé que lo intentaste porque le dedicaste en este mismo blog una entrada al Carpe Diem, pero te sobraban capas, escudos y armaduras. Al final descubrirás que desnudo y sin complejos es como más te quieren.

Entre tanta tinta derramada se me ha olvidado presentarme. Mi nombre es Jose, como tú. A este Jose ya no le importa ponerle la tilde a José en los exámenes de la universidad, pero sigue pensando que esa tilde solo hace que parezca un nombre de viejos que no nos hace justicia. Hay cosas que nunca cambian. No te martirices por esas pérdidas, que te aseguro que son necesarias. Van a desaparecer muchas personas de tu lado, algunas por tu culpa y otras porque no estaban ahí para ti. No te preocupes, que van a permanecer aquellos que te quieren de verdad. Cuando salgas a los recreos, verás de lejos a una niña por la que nadie apostaba, pero a la que todos han acabado adorando. Cuando aprendas a amarla como yo la amo ahora, descubrirás ese buen fondo que hay en ella. Te va a apoyar siempre y siempre va a buscar un hueco para ti. Sé justo con ella, aunque sé que tu corazón nunca pretenderá fallarle. Ella ahora mismo estudia Filología Inglesa y tú... Bueno, mejor no te voy a decir lo que estudias. Rómpete ese coco un poquito. Eso sí, intenta estudiar un poquito más todos los días, que a tu yo de ahora le está costando la vida empezar a tener rutinas. No te metas mucho en líos, que por querer ayudar a todos, el que acaba perdiendo siempre eres tú. Haz por los demás lo que te gustaría que hiciesen por ti y no hagas por ellos lo que no te gustaría que te hicieran. Ahora mismo estarás juntando con fuerza tus labios porque los dos sabemos de lo que hablo.

Ya has empezado a escribir. Quizás pequeñas felicitaciones de cumpleaños que le han sacado una sonrisa a alguien, pero pronto descubrirás que esto es para ti; que cuando notas la tinta fluir por tus venas, es mejor que cualquier tipo de droga (¡y eso que aún no has probado ni el alcohol! Aun así, yo te lo aseguro). Eres mejor poeta de lo que piensas y un soñador como ninguno. Ojalá me pudieses prestar un poquito de tus sueños, que nosotros dos ahora somos más racionales. Sigue usando ese lápiz que te deja despierto tantas noches, porque nadie debe apagar tu luz. Brillas más que cualquier estrella y tu luz es preciosa, aunque no lo veas así.

Deja de mirarte al espejo cada minuto y además, deja de mirarte con cara de asco. Estás haciendo cosas que no le gustan a mamá. Puedes parar antes de arrepentirte. Por mucho esfuerzo que le pongas a querer cuidar tu imagen, hay límites que no te van a recompensar. Te puedes hacer mucho daño. Sabes perfectamente que aunque bajen las cifras que aparecen en la báscula, no están subiendo las de tu autoestima, ni las de tu confianza. Tú no necesitas ser más bello para los demás. Necesitas sentirte aceptado por ti mismo. Y no tengas miedo de lo que estás escondiendo, que mamá ya lo sabe. Vamos a encontrarnos a muchos indeseables por el camino que nos van a hacer sufrir en cantidades gigantes, pero no sabes lo que vamos a crecer. Vamos a sentirnos como los mejores triunfadores del mundo. No tengas miedo, Jose. Ojalá pudiera volver atrás y haber tomado decisiones por ti que te hubiesen quitado un poco de presión mucho antes. Tú no te merecías nada de eso.

No te desligues tanto de la familia y deja de pensar que ellos no te apoyan en nada. Tú tampoco les has contado tus preocupaciones. Sé que no estás preparado. Papá apenas duerme cada día con tal de que sus hijos tengan la vida que él no pudo tener y se deja el aliento por ti cada segundo que pasa. No lo veas como un gran trabajador, sino como un campeón, como un superhéroe. No seas injusto y quiérelo más, que si algún día te falta, ya no vas a poder aprender más de él. Sabes que estás cumpliendo su sueño, que él quería estudiar, pero su situación económica no se lo permitió. No dejes que la pereza apague tus sueños, ni tampoco los suyos. Visita más a los abuelos, que los tienes puerta con puerta y casi nunca te molestas en ir a darle un abrazo a esa mujer que te da la vida y que siempre se asoma por la ventana para darte los buenos días cada vez que vas al instituto. Siéntete orgulloso por la familia que tienes. Sé en quiénes estás pensando y en quiénes no. Te esperan muchas sorpresas.

Llevo solo cuatro meses de 2016 y ya puedo decir que está siendo un gran año. Vas a conocer a muchas personas a lo largo de tu vida como estudiante y le vas a cambiar la vida a otras pocas. Cuando llegues a clase te vas a sentir un poco perdido. Te voy a hacer un pequeño spoiler, pero 2015 no va a ser un buen año, eso pensarás. Te aseguro que va a ser el mejor. Cuando pasen los días te sorprenderás de que la chica que se sienta contigo cada mañana era esa que menos te esperabas. Tiene un corazón de oro. Tus amigos no tienen por qué estar necesariamente ligados a tus estudios. Ya te digo yo que Granada tiene un poder hipnotizador. Nos acabaremos enamorando de ella y de su gente. Vamos a encontrarnos desde personas maravillosas, educadas y buenas hasta ambiciosas, luchadoras y seguras. Vas a quererlos a todos, pero uno cambiará radicalmente por ti, se preocupará por mantenerte y te dará la vida. Intenta no perderlo, por favor, es de lo mejor que tienes. Mantendrás algunas relaciones a distancia que te harán crecer como persona. Que no te den miedo sus totalitarismos, que contigo siempre se acaban ablandando. En el fondo te quieren, aunque a muchos de ellos les cueste expresarlo con las mismas palabras que expresas tú tus sentimientos.

A día de hoy nos hace la misma ilusión mirar a los amigos a los ojos y darles esos abrazos que nos hacen sentir infinitos. Se nos sigue parando el tiempo cuando nos sonríen de verdad. Seguimos sin saber cómo decir que no, aunque tenemos muchas decisiones que tomar, pero al final nos sentimos muy reconfortados. Haz lo que te diga el corazón sin dejar que se te pierda la cabeza, que tienes unas alas preciosas, así que no le tengas miedo a echarte a volar. Con que una persona entre un millón crea en ti, es suficiente, y no te debe importar que esa persona seas tú mismo. Los miedos, las inseguridades, las sorpresas y los sustos te dejo que los vivas tú. No tengas miedo a equivocarte. Sin esos errores, hoy no habrías llegado hasta aquí. Te aseguro que ahora mismo las vistas son alucinantes. Te quiero mucho Jose. Quiérete tú también, que todo empieza en ti. 

Jose, tu otro yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario